Cómo actuar ante un divorcio

El número de nulidades, separaciones y divorcios en 2016 (a día de hoy no hay datos del año 2017 completo) ha permanecido prácticamente establece con respecto al ejercicio anterior aunque con una ligera tendencia a la baja(-0,1%). En números absolutos, fueron registrados 101.294 casos, lo que supuso una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Lo que si ha aumentando en casi cuatro puntos fueron las custodias compartidas en el caso de las parejas con hijos a su cargo, que fue otorgada al 28,3 por ciento de las parejas. Por tipo de proceso, se produjeron 96.824 divorcios, 4.353 separaciones y 117 nulidades.

Los divorcios representaron el 95,6% del total, las separaciones el 4,3% y las nulidades el 0,1% restante. Siempre es un proceso duro, sobre todo si hay menores de por medio. Por ello vamos a dar una serie de recomendaciones para que resulte lo menos doloroso posible.

– El divorcio podría ser la última opción, por eso, es bueno intentar un periodo de reflexión e incluso acudir a terapias si fuera necesario.

– Es cierto que hay veces que la decisión está más que tomada y el objetivo final es el divorcio. Lo mejor, y para causar el menos daño posible, es que éste sea de mutuo acuerdo, ya que lo más importante debe ser el interés de la familia, por encima del de cada uno.

– Cada separación o divorcio es único, por ser las circunstancias de cada pareja, por ello hay que tratar su proceso de forma individualizada.

– Además del procedimiento judicial de separación y/o divorcio, existe un proceso de mediación que les puede ayudar a entenderse con su pareja en aquellos temas en los que Vds. Siempre acaban discutiendo y en los que se sienten incapaces de tratar sin que surja un enfrentamiento.

– Pese a todo existen situaciones de crisis que es imposible de solionar mediante mutuo acuerdo y la única opción es acudir al tradicional divorcio contencioso, procedimiento que se realiza mediante una demanda.

Lo cierto es que sea cual sea la opción lo mejor es contar con un buen equipo de abogados que te pueden aportar luz en un momento difícil y delicado y en Gallardo Abogados podemos hacerlo. Como siempre estamos aquí para ayudaros en la medida de lo posible.

¿Qué hago si recibo una herencia?

El tema de las herencias es uno de los más complicados en los que a derecho y familia se refiere y son muchas las dudas que surgen después de todo lo relacionado con el impuesto de sucesiones.

En Extremadura, como ya dijimos hace unos días en nuestras redes sociales, desde el año 2015 existe una ley que prácticamente exime de pagar a los herederos directos que obtengan menos de 175.000 euros, sin embargo, y a pesar de ello, el número de renuncias a herencias ha aumentado en nuestra comunidad.

Es por ello que pensamos la importancia que tiene contar con un buen abogado especialista en estos temas ya que son muchas las dudas que pueden surgir, desde cómo repartirla, cuáles son los diferentes impuestos… Es necesario saber que en España los impuestos no son los mismos en todas las comunidades autónomas.

A la hora de hablar de herencias tenemos que tener en cuenta una serie de cuestiones. Por ejemplo, es necesario saber que es recomendable hacer un testamento y que es un proceso rápido además de sencillo y económico para evitar rencillas entre los herederos.

Una herencia se divide en tres partes, aunque hay que tener en cuenta que existen excepciones en los derechos forales de algunas CC.AA. La primera es el tercio de legítima, que se reparte entre los hijos a partes iguales. La segunda parte es el tercio de mejora, que se debe repartir también entre hijos y descendientes, pero no necesariamente a partes iguales. El último tercio es el de libre disposición, que puede dejarse a quien se desee, sea o no familia.

Cierto es que puede surgir la duda entre herencia y donaciones. La diferencia es sencilla, la herencia se realiza una vez que la persona fallece y la donación se realiza en vida. Hay que tener en cuenta que las condiciones fiscales de las herencias pueden ser más favorables debido a que cabe la posibilidad de que puedan aplicarse ciertas reducciones en la base liquidable y bonificaciones en la cuota a abonar, bien sea por motivos de edad o parentesco.

Son muchos los puntos a tener en cuenta entre una herencia y una donación y, para ello, lo mejor sería contactar con buen abogado, por lo que desde Gallardo Abogados estamos a vuestra enterea disposición para aclarar todas las dudas con respecto a este tema.