¿Puedo reclamar los gastos hipotecarios si mi hipoteca está cancelada?

Seguro que más de una vez te has preguntado si es posible reclamar los gastos o cláusula de una hipoteca o préstamos personal ya cancelado. Sobre este tema hay mucho que hablar, y nos centramos ahora en la provincia de Badajoz, que, al fin y al cabo, es la que nos afecta.

Hasta el año pasado el cliente que tenía un préstamo personal o hipotecario podía reclamar al banco las cláusulas suelo o los gastos de dicho préstamos. Lo normal es que el cliente obtuviera la nulidad de las cláusulas y la devolución de las cantidades que les correspondiera y los profesionales intervenientes (abogados y procuradores) quedarían satisfecho sus honorarios a través de las costas procesales, las cuales abonaría el banco.

Sin embargo, el año pasado, la Audiencia Provincial de Badajoz cambió de criterio y dijo que, si una persona tenía un préstamo cancelado, no había ya relación jurídico-económica entre el banco y el cliente, por lo que no era posible demandar. Aún así, el cliente estaba en todo su derecho de demandar, pero lo normal es que el juzgado no le diera la razón y además, tuviera que pagar las costas del juicio.

Pero la jurisprudencia ha vuelto a dar un vuelco. No hace más de una semana, ha salido una sentencia que recurre el criterio anterior. Es decir, la justicia le vuelve a dar la razón al cliente con un pero. Y es que el cliente puede demandar los gastos o cláusula siempre y cuando no hayan transcurrido más de 4 años de la cancelación. Por lo tanto, aquellas personas que hayan cancelado la hipoteca desde el año 2015 en adelante puede lanzarse a demandar la nulidad de la devolución de suelo o gastos. Con total seguridad, la justicia le dará la razón. Sin embargo, si han pasado más de este periodo dictado, lamentamos informarle que ha prescrito la posibilidad de poder reclamar nada.

Si usted se encuentra en esta situación, debe saber que estamos para ayudarle e informarle en todo lo que necesite.

 

¿Eres víctima de la comisión por reclamación de posiciones deudoras?

Muchos pueden ser los motivos por lo que de repente nuestra cuenta se encuentra en descubierto o dejamos de pagar algo. Las entidades tienen establecidas comisiones por reclamación de posiciones deudoras. Es decir, cobran de manera prácticamente automática cuando se produce esa situación.

Si tienes un préstamo personal, un préstamo por un coche, un contrato de cuenta corriente o tarjetas de créditos debes saber que te pueden estar cobrando esta comisión abusiva. Y es que, viene siendo habitual en los bancos que si se produce un retraso en el pago de un recibo, te cobren una comisión que oscila entre los 18 y los 35 ó 39 euros. Una vez más, los bancos salen ganando pero es necesario que sepas que esta comisión es ilegal.

La comisión por reclamación de posiciones deudoras es una comisión admitida por el Banco de España, pero para que la entidad pueda aplicarla, deben cumplirse ciertos requisitos. Fundamentalmente que el banco haya realizado gestiones individualizadas, como el envío al cliente de un burofax. Y es que el Banco de España considera que no deben aplicarse automáticamente estas comisiones tan pronto se produce la demora, sino que la reclamación debe realizarse teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada impago y de cada cliente.

Es probable que el banco te avise del cobro de dicha comisión a través de un email generado por una plataforma virtual. Como es normal, este email no tiene ningún coste, por lo que no está justificado de ninguna manera el cobro de los 35 ó 39 euros, en algunos casos. Si te cobran una comisión por reclamaciones deudoras sin que se hayan cumplido estos criterios, no dudes en reclamar.

En ningún caso, el banco puede cobrar automáticamente esta cláusula, que se considera abusiva, al quedarse la cuenta en números rojos por no pagar un recibo determinado o no pagar la hipoteca puntualmente en el día establecido.

Si alguna vez has sido víctima de una comisión por reclamación de posiciones deudoras ponte en contacto con nosotros que te ayudaremos a recuperar lo que es tuyo.