¿Qué pasa si heredo una vivienda con hipoteca?

Cada vez es más frecuente renunciar a las herencias por todo lo que conlleva. Son muchos los cálculos que hay que hacer ante una situación de tal calibre y es que, aunque parezca mentira, el año pasado los españoles renunciaron a una de cada 10 herencias que recibieron de sus difuntos. Si en 2017 las renuncias fueron unas 42.600, en 2018 no se aceptaron 46.679 legados, un 8,6% más. Una cifra que se ha multiplicado por cuatro desde 2007.

Nosotros te vamos a dar unas pinceladas para aclararte un poco las dudas que puedas tener.

– Lo primero de todo es informarse. Para ello, deberá acudir a un profesional y saber a ciencia cierta quienes son los herederos. Una vez establecimos éstos, hay que ver todo el patrimonio y solvencia del fallecido. Con todo ello, hay que calcular los impuestos. Por suerte, en muchas Comunidades Autónomas cada vez se pagan menos. En Extremadura, concretamente, se paga (dímelo si lo sabes por fa).

– Una vez calculado todo hay que saber si el activo, es decir, el conjunto de los bienes y derechos del difunto, supera al pasivo, que son las obligaciones a las que debía hacer frente. Si la hipoteca está prácticamente pagada, lo lógico es que se acepte la herencia y que los herederos hagan frente al pago del préstamo. Eso sí, debes saber que todos los herederos deben responder indistintamente del importe total de la deuda. Ahora bien, si el único activo de la herencia es la hipoteca y se acepta, hay que saber que lo mejor es vender la vivienda aunque a veces todo lo obtenido vaya a pagar las deudas. Al final, no merece la pena y lo único que trae son problemas y noches sin dormir.

– Es posible que no te interese la herencia. En ese caso, renunciar es sencillo. Basta con una declaración formal realizada ante el notario.

Lo que si es cierto y para evitar sorpresas de última hora es que siempre, siempre, debemos ponernos en manos de profesionales que nos asesore en cualquier tema. En Gallardo Abogados trabajamos con una amplia trayectoria, y estamos encantados de poder ayudarte en lo que necesites.

El número de divorcios crece tras el verano

El verano puede sentar mal a las relaciones. Desde que se legalizara el divorcio en el año 1981 las rupturas aumentan cada año y, sobre todo, después de verano o de cualquier época vacacional. Parece ser que pasar mucho tiempo con la pareja no le sienta bien a todo el mundo.

Y no es algo que digamos nosotros, que también vemos como en nuestro bufete aumentan los casos en esta época, sino lo dicen las estadísticas.Durante el verano se deciden el 33% de las separaciones y uno de cada tres divorcios se produce en el mes de septiembre.

Nuestra sociedad ha cambiado mucho con respecto a nuestros antepasados y es verdad que somos una sociedad donde el matrimonio se ha convertido en un producto más: me caso “para toda la vida” pero si no me siento bien, decimos adiós e intentamos buscar otra pareja. Como se suele decir de manera coloquial hoy en día tenemos menos aguante y no dejamos pasar nada. Quizás ésta sea una de las principales claves.

Y precisamente porque en verano pasamos más tiempo con nuestra pareja es una época perfecta para sacar a relucir esas rencillas que teníamos clavadas durante el resto del año. Al final la relación estalla y se produce el conflicto.

Cada divorcio es único y debe ser la última opción para poner fin al matrimonio. Hasta llegar aquí hay muchos medios como puede ser la mediación. Lo primero es empatizar y ponerse en el lugar del otro. Igual así somos más consciente de cómo se puede sentir nuestra pareja.

Si no hay solución, lo mejor siempre es hacer algo en el que los dos salgáis ganando. Si el divorcio es la solución habrá que hacerlo. Algo necesario durante el proceso de divorcio es buscar un buen abogado.

En Gallardo abogados somos expertos en este tema y siempre que lo necesites puedes llamarnos y buscaremos la mejor opción.

📞 📞 653 39 49 79
📧📧luis_gallardo_derecho@hotmail.com
🏠🏠Calle Obispo San Juan de Ribera número 9, 2º i. Badajoz