Archivos de la categoría: Categoría

El número de divorcios crece tras el verano

El verano puede sentar mal a las relaciones. Desde que se legalizara el divorcio en el año 1981 las rupturas aumentan cada año y, sobre todo, después de verano o de cualquier época vacacional. Parece ser que pasar mucho tiempo con la pareja no le sienta bien a todo el mundo.

Y no es algo que digamos nosotros, que también vemos como en nuestro bufete aumentan los casos en esta época, sino lo dicen las estadísticas.Durante el verano se deciden el 33% de las separaciones y uno de cada tres divorcios se produce en el mes de septiembre.

Nuestra sociedad ha cambiado mucho con respecto a nuestros antepasados y es verdad que somos una sociedad donde el matrimonio se ha convertido en un producto más: me caso “para toda la vida” pero si no me siento bien, decimos adiós e intentamos buscar otra pareja. Como se suele decir de manera coloquial hoy en día tenemos menos aguante y no dejamos pasar nada. Quizás ésta sea una de las principales claves.

Y precisamente porque en verano pasamos más tiempo con nuestra pareja es una época perfecta para sacar a relucir esas rencillas que teníamos clavadas durante el resto del año. Al final la relación estalla y se produce el conflicto.

Cada divorcio es único y debe ser la última opción para poner fin al matrimonio. Hasta llegar aquí hay muchos medios como puede ser la mediación. Lo primero es empatizar y ponerse en el lugar del otro. Igual así somos más consciente de cómo se puede sentir nuestra pareja.

Si no hay solución, lo mejor siempre es hacer algo en el que los dos salgáis ganando. Si el divorcio es la solución habrá que hacerlo. Algo necesario durante el proceso de divorcio es buscar un buen abogado.

En Gallardo abogados somos expertos en este tema y siempre que lo necesites puedes llamarnos y buscaremos la mejor opción.

📞 📞 653 39 49 79
📧📧luis_gallardo_derecho@hotmail.com
🏠🏠Calle Obispo San Juan de Ribera número 9, 2º i. Badajoz

Qué debes saber sobre las pensiones alimenticias

La pensión alimenticia es la que deben pagar los familiares en favor de sus parientes en estado de necesidad. Generalmente es una de las principales obligaciones tras el divorcio. Según el código civil, la pensión alimenticia, recogida en el artículo 142 es lo indispensable para el sustento, la habitación, el vestido, la educación e instrucción y los gastos por embarazo y parto.

No es más que aquella que debe pagar para cubrir los gastos básicos del día a día del hijo o familiar. Deben pagarse a los hijos menores de edad y a los mayores o emancipados que carezcan de ingresos propios por causas ajenas a su voluntad. La cuantía siempre se establece según el convenio de separación o divorcio. 

Para saber quién paga la pensión es necesario saber que existen dos figuras. De un lado el deudor, es decir, quien debe pagar y, por otro, el acreedor, es decir, quien la cobra.

En general, es el progenitor que no tiene la custodia tras el divorcio  quien debe abonar esta pensión. Y es que se entiende que el progenitor custodio ya asume gastos cotidianos en su día a día.

Cuando el hijo es menor de edad la pensión alimenticia se abona al progenitor con el que convive. Sin embargo, no debe entenderse que el progenitor que la recibe es el acreedor de la pensión. La cobra simplemente por ser el custodio del hijo menor.

En estos casos en los que existe un divorcio o una separación es imprescindible imprescindible estar bien asistido jurídicamente para pedir y defender la cantidad que corresponda por alimentos, así como para no pagar más de lo que corresponda.

Nuestro principal objetivo es la búsqueda de la excelencia en la prestación de servicios profesionales, ofreciendo el mejor asesoramiento a nivel local y nacional y con una constante e inmediata atención y comunicación con nuestros clientes. Por ello, si tiene alguna duda con respecto a este tema puede consultarnos sin compromiso. Estamos para ayudarle.

Claves para evitar un desahucio

Lamentablemente cada vez son más las personas que no pueden hacer frente a una hipoteca y acaban desahuciadas. El impago es la razón más común para ejecutar un desahucio, pero las situaciones de cada caso son muy diferentes.

Lo primero que hay que hacer es negociar con el banco que ha concedido la hipoteca. La comunicación debe iniciarse cuanto antes, no dejar pasar meses sin cuotas por pagar ya que los problemas van a ir en aumento. Por si no lo sabes, todas las entidades han puesto en marcha planes de renegociación, como aplazamientos, modificación de las condiciones o incluso convertir el contrato en alquiler social.

Es fundamental un buen asesoramiento. En el caso de las hipotecas hay una gran cantidad de grupos que se han creado precisamente para ayudar a personas que sufren esta difícil situación. Debes saber que la banca está obligada a flexibilizar la deuda con algunos colectivos, por ejemplo, las familias con todos sus miembros en paro y que las cuotas hipotecarias superen el 60% del conjunto de sus ingresos. Si forma parte de este grupo debe informar a la entidad quien en el plazo de un mes deberá presentar un plan de refinanciación.

Si, por el contrario, no se encuentra dentro de este grupo existe un decreto antidesahucios que paraliza durante 24 meses el desalojo de familias numerosas, monoparentales con hijos, parados sin prestación o discapacitados con rentas por debajo de los 19.200 euros anuales y cuya hipoteca suponga el 50% de los ingresos.

Si el siguiente paso es demandar a la entidad aconsejamos que te asesores de un buen profesional que pueda guiarte en este proceso y /o indicarte qué es lo mejor que hacer en cada caso concreto.

Nosotros, como siempre, somos expertos en la materia y estamos para ayudarte en lo que necesites. Ya sabes que ofrecemos asesoramiento gratuito y puedes encontrarnos en el teléfono 653 39 49 79, en la dirección de correo electrónico luis_gallardo_derecho@hotmail.com o en la Calle Obispo San Juan de Ribera número 9, 2º i. Badajoz.

¿Puedo reclamar los gastos hipotecarios si mi hipoteca está cancelada?

Seguro que más de una vez te has preguntado si es posible reclamar los gastos o cláusula de una hipoteca o préstamos personal ya cancelado. Sobre este tema hay mucho que hablar, y nos centramos ahora en la provincia de Badajoz, que, al fin y al cabo, es la que nos afecta.

Hasta el año pasado el cliente que tenía un préstamo personal o hipotecario podía reclamar al banco las cláusulas suelo o los gastos de dicho préstamos. Lo normal es que el cliente obtuviera la nulidad de las cláusulas y la devolución de las cantidades que les correspondiera y los profesionales intervenientes (abogados y procuradores) quedarían satisfecho sus honorarios a través de las costas procesales, las cuales abonaría el banco.

Sin embargo, el año pasado, la Audiencia Provincial de Badajoz cambió de criterio y dijo que, si una persona tenía un préstamo cancelado, no había ya relación jurídico-económica entre el banco y el cliente, por lo que no era posible demandar. Aún así, el cliente estaba en todo su derecho de demandar, pero lo normal es que el juzgado no le diera la razón y además, tuviera que pagar las costas del juicio.

Pero la jurisprudencia ha vuelto a dar un vuelco. No hace más de una semana, ha salido una sentencia que recurre el criterio anterior. Es decir, la justicia le vuelve a dar la razón al cliente con un pero. Y es que el cliente puede demandar los gastos o cláusula siempre y cuando no hayan transcurrido más de 4 años de la cancelación. Por lo tanto, aquellas personas que hayan cancelado la hipoteca desde el año 2015 en adelante puede lanzarse a demandar la nulidad de la devolución de suelo o gastos. Con total seguridad, la justicia le dará la razón. Sin embargo, si han pasado más de este periodo dictado, lamentamos informarle que ha prescrito la posibilidad de poder reclamar nada.

Si usted se encuentra en esta situación, debe saber que estamos para ayudarle e informarle en todo lo que necesite.

 

¿Eres víctima de la comisión por reclamación de posiciones deudoras?

Muchos pueden ser los motivos por lo que de repente nuestra cuenta se encuentra en descubierto o dejamos de pagar algo. Las entidades tienen establecidas comisiones por reclamación de posiciones deudoras. Es decir, cobran de manera prácticamente automática cuando se produce esa situación.

Si tienes un préstamo personal, un préstamo por un coche, un contrato de cuenta corriente o tarjetas de créditos debes saber que te pueden estar cobrando esta comisión abusiva. Y es que, viene siendo habitual en los bancos que si se produce un retraso en el pago de un recibo, te cobren una comisión que oscila entre los 18 y los 35 ó 39 euros. Una vez más, los bancos salen ganando pero es necesario que sepas que esta comisión es ilegal.

La comisión por reclamación de posiciones deudoras es una comisión admitida por el Banco de España, pero para que la entidad pueda aplicarla, deben cumplirse ciertos requisitos. Fundamentalmente que el banco haya realizado gestiones individualizadas, como el envío al cliente de un burofax. Y es que el Banco de España considera que no deben aplicarse automáticamente estas comisiones tan pronto se produce la demora, sino que la reclamación debe realizarse teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada impago y de cada cliente.

Es probable que el banco te avise del cobro de dicha comisión a través de un email generado por una plataforma virtual. Como es normal, este email no tiene ningún coste, por lo que no está justificado de ninguna manera el cobro de los 35 ó 39 euros, en algunos casos. Si te cobran una comisión por reclamaciones deudoras sin que se hayan cumplido estos criterios, no dudes en reclamar.

En ningún caso, el banco puede cobrar automáticamente esta cláusula, que se considera abusiva, al quedarse la cuenta en números rojos por no pagar un recibo determinado o no pagar la hipoteca puntualmente en el día establecido.

Si alguna vez has sido víctima de una comisión por reclamación de posiciones deudoras ponte en contacto con nosotros que te ayudaremos a recuperar lo que es tuyo.

Te resolvemos las dudas sobre las herencias

Cuando estamos ante una herencia son muchas las preguntas que se nos viene a la mente. ¿Es bueno hacer testamento? ¿Qué diferencia hay con la declaración de herederos? ¿Puedo cambiar mi testamento?

En este artículo vamos a ayudarte y resolver las dudas más frecuentes sobre este tema. Eso sí, cualquier otra cuestión, somos todo oídos.

¿Es mejor hacer testamento? Si estás pensando en hacer testamento, te aconsejo que lo hagas. Además, es importante saber que si no tienes herederos y tampoco testamento será la Comunidad Autónoma en la que vivas la que herede todo. Por el precio no tienes que preocuparte, son solo 40 euros.

¿Puedo cambiarlo si ya lo tengo hecho? Sí, puedes cambiarlo tantas veces como quieras y no es necesario que vayas a la misma notaría.

¿Cómo puedo conocer su contenido? En vida del testador nadie puede conocerlo excepto él siempre que no hayas sido autorizado. Una vez fallecido, puede obtener una copia del testamento acudiendo a la notaría dónde se encuentre depositado el original.

¿Testamento o declaración de herederos? Son cosas diferentes. El testamento es documento -normalmente notarial- que hace una persona, nombrando a sus herederos. La declaración de herederos, por su parte, es documento notarial que es necesario obtener cuando una persona ha fallecido sin hacer testamento. En el notario dicen quiénes son los herederos de una persona.

¿Cuándo se hace la lectura? Cuando alguien fallece, debe saber que el notario no llama a los familiares para leer el testamento. En este caso, son los interesados tienen que realizar los trámites para obtener una copia del testamento.

Si quiero beneficiar a uno de mis hijos, ¿puedo hacerlo? Sí, el testamento se divide en tres partes iguales: la legítima, el tercio de mejora, se puede utilizar para dejar a un hijo, a un nieto o un bisnieto (solo a los descendientes) una tercera parte de la herencia,  y el de libre disposición, se puede usar sin restricciones, también se puede beneficiar al mismo hijo con esta parte.

¿Tengo derecho a rechazar una herencia? Sí, pero debe saber que hay que hacerlo ante un notario o juez.

Si tiene alguna duda o quiere profundizar en algún tema siempre puede ponerse en contacto con nosotros que estaremos encantados de atenderles.

 

Tengo una hipoteca con IRPH, ¿qué hago ahora?

Tanto si tienes una hipoteca como si no, habrás oído hablar del Euribor. Pero debes saber que hay otros indicadores como el IRPH o Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, es decir,  un indicador que utilizan las entidades financieras en nuestro país para las hipotecas.  Mucha gente se acogió en su día a este tipo de indicador. En concreto, en España, hay 1,3 millones de hipotecas. Y como tal, la falta de transparencia en su comercialización por parte de la banca se considera abusiva.

Este tema es tan serio que ha llegado hasta Europa.  Se espera que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncie en breves sobre el futuro de los afectados como en su día hiciera con las cláusulas suelo. Parece que los bancos se están percatando de la situación y son muchos los que están llamando a los clientes para llegar a un acuerdo.

Nosotros, como abogados, aconsejamos que no se firme nada con los bancos hasta que Europa no se pronuncie. En nuestro país son muchos los juzgados de primera y segunda instancia que están declarando nula por abusiva la cláusula de incorporación del IRPH al contrato hipotecario. Para asegurar que los afectados por IRPH recuperan el dinero pagado de más en su hipoteca es mejor no hacer ningún movimiento que imposibilite una posterior reclamación judicial o extrajudicial de lo pagado de más por el IRPH. Y es que es posible que los bancos, después defiendan la convalidación o subsanación de la cláusula IRPH con fundamento en el acuerdo firmado.

Se espera que el TJUE se pronuncie durante el primer semestre del año 2019 y que sea a favor del consumidor. Si estás en esta situación te aconsejamos que te pongas en contacto con profesionales. Nosotros podemos guiarte de la mejor manera posible para que todo salga de manera satisfactoria.

Cláusulas abusivas: un nuevo frente abierto

Hay un nuevo frente abierto con las entidades bancarias, las cláusulas abusivas. En muchos casos, los bancos te «obligaban» a contratar un seguro de vida con ellos como condición para conceder la hipoteca, una práctica muy habitual pero no muy ética.

Se calcula que podría haber más de medio millón de afectados por estas prácticas que se suman a los millones de personas que han acudido a la justicia en el último año y medio para pedir compensación por las condiciones abusivas de la hipoteca. Todo un varapalo para el sector bancario, que hasta el pasado marzo ya había devuelto a los consumidores casi 2.100 millones de euros por haber aplicado cláusulas abusivas a las hipotecas.

Hasta tal punto ha crecido el número de afectados por cláusulas abusivas que se han abierto juzgados especializados en ellas y, en principio, estarán en funcionamiento hasta finales de este año.

La afluencia de demandas por parte de los clientes bancarios está siendo tan elevada, que apenas se han resuelto un 15% de los casos. En los primeros nueve meses de actividad, los 52 juzgados provinciales recibieron más de 208.000 reclamaciones, aunque se resolvieron menos de 30.000. Según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el 98% de los casos la justicia da la razón al cliente.

Si crees ser uno de los afectados por este tipo de cláusulas puedes ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

¿Qué tipo de cláusulas abusivas existen?

Es cierto que si nos hablan de cláusulas abusivas se nos vengan a la memoria las cláusulas hipotecarias, sobre todo debido a las noticias acontecidas en los últimos tiempos.

Sin embargo, es necesario que sepáis que las cláusulas abusivas van más allá y puede que estés pagando por ellas sin saberlo. Por ejemplo, con préstamos personales, contratos de las tarjetas de créditos, de las cuentas corrientes…

  • CLÁUSULAS ABUSIVAS MÁS COMUNES EN LAS TARJETAS DE CRÉDITOS: existen generalmente varios tipos de abusos que van en tu contra y puedes denunciar:
    • Gastos por la emisión de recibos y extractos bancarios: el Banco de España, establece el deber de las entidades crediticias de facilitar a sus clientes, en cada liquidación de intereses o comisiones que practiquen por sus servicios. Por tanto, podrá considerarse cláusula abusiva aquella que imponga al consumidor los gastos por la emisión del referido extracto o documento de liquidación.
    • Comisión por disposición de efectivos: cobrar una comisión específica por la utilización o disposición de efectivo, que en el caso de las tarjetas de crédito es una de sus principales funciones, supone una mala praxis bancaria.
    • Interés de demora: es abusiva la condición general que establece un interés de demora que supere en más de dos puntos porcentuales el interés remuneratorio.
    • Comisión por reclamación de posiciones deudoras.
  • CLÁUSULAS ABUSIVAS EN LA CUENTA CORRIENTE: Las cláusulas abusivas en la contratación bancaria se caracterizan por no haber sido negociadas individualmente y ser impuestas por la entidad, valiéndose ésta de una posición de privilegio que ostenta frente a los consumidores y usuarios.
    • Límites a ciertos derechos de consumidores y usuarios.
    • Falta de reciprocidad contractual entre obligaciones y derechos de consumidor y empresa.
    • Garantías desproporcionadas al usuario.
    • Carga de la prueba al consumidor de manera indebida.
  • CLÁUSULAS ABUSIVAS EN PRÉSTAMOS PERSONALES:  Los préstamos personales aparentemente ventajosos pueden contener numerosas cláusulas, comisiones y penalizaciones que los pueden convertir en un mal negocio.
    • Comisiones: cuando vamos a pedir un préstamo a un banco es normal que el dinero prestado lo tengamos que devolver con intereses. Ahora bien, hay que tener en cuenta a las comisiones que nos ofrecen: comisiones de aperturas, de cierre anticipado…Lo mejor es estudiar muy bien el contrato, preguntar por estas comisiones y otras que pudiera haber antes de firmar ningún papel.
    • La contratación de servicios vinculados: muchas veces los bancos nos obligan a  a contratar servicios adicionales como seguros o tarjetas de crédito o débito ligadas a un cuenta donde se deposita el préstamo o desde donde se paga. ¡Ojo a esto!
    • La TAE: hay que fijarse muy bien en la Tasa Anual Equivalente para ver si merece la pena o no pedir el préstamo.
    • Intereses de demora:  una sentencia del Tribunal Supremo de 2015 estableció que los intereses de demora no podían superar en dos puntos al interés pactado en el préstamo personal. De otro modo, no sólo puede ser considerado abusivo, sino además recurrible.
    • Microcreditos: mucho cuidado con esto porque es probable que al pedir este tipo de préstamos, la TAE sea enrome, a veces cercana al 4.000 %, ya que esconde numerosas comisiones.
    • Derecho a desistir: debe saber que, aunque se firme un contrato, tenemos derecho a echarnos para atrás en el plazo de 14 días, desde el momento en que se firma o en el que recibimos las condiciones contractuales sin necesidad de dar explicaciones.

Como veis son muchas las cláusulas que existen en los bancos y desde Gallardo Abogados os animamos a que si tenéis algún tipo de duda sobre algo de lo expuesto en este artículo, nos traigáis vuestro contrato con el banco que estaremos encantados de ayudaros.

Y es que siempre tenemos que andar con pies de plomo antes de firmar nada.

Cómo actuar tras un accidente de tráfico

Un accidente de tráfico siempre es un momento molesto para las personas que lo sufren. Si se trata de un tema leve, en el que no hay heridos de gravedad, uno mismo puede actuar y comenzar el procedimiento para que todo se arregle de la mejor manera posible pero, ¿sabrías qué hay que hacer si te pasa?

Antes del accidente pueden pasar varias cosas: Que haya acuerdo o no entre ambas partes.

Si hay acuerdo entre las partes, una vez pasado el susto, trate de alcanzar un acuerdo con el otro conductor implicado para cumplimentar “el parte amistoso de accidente” . Esto lo facilitan las compañías de seguros.

Si no hay acuerdo entre las partes. En este caso el procedimiento es más complejo. En primer lugar debe llamar a los agentes de seguridad que se encargarán de hacer el atestado. Aún así deberá tomar fotografías del momento y hablar con testigos del mismo por lo que pudiera pasar en un futuro.

Después del accidente:

Hay que dar parte a la compañía de seguro. Para ello tienes un plazo de 7 días.

Si no es culpable de accidente y ha sufrido lesiones lo primero que tiene que hacer es contactar con un abogado. El profesional le dirá cuál es la cantidad que hay que reclamar, la procedencia de iniciar o no acciones judiciales, la viabilidad de interponer una denuncia contra la persona…

En este momento es tan importante la presencia de un profesional que no deberías aceptar la visita del médico de la compañía contraria sin que lo sepa su abogado. Asimismo, tampoco deberás aceptar una indemnización sin consultarle al letrado.

Es muy importante tener un buen asesoramiento para que no haya ningún problema a posteriori. Por ello, desde Luís Gallardo Abogados podemos ayudarte siempre que lo necesites. Llámanos sin compromiso y te asesoraremos de la mejor manera posible.