Una de nuestras máximas: evitar desahucios

Desahucio

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los propietarios de viviendas y locales arrendados es la morosidad en el pago de las rentas y, sobre todo, la imposibilidad, lentitud e inseguridad jurídica para exigir el desalojo rápido del local o la vivienda ante la falta de pago.

En Gallardo Abogados contamos con una experimentada trayectoria en la consecución de la recuperación de viviendas y locales arrendados, así como, en el cobro de las rentas adeudadas, ofreciéndoles:

  • Asesoría y asistencia letrada en la redacción del contrato de arrendamiento y avales para reducir las posibilidades de incumplimiento y los daños que pudieran producirse para el arrendador como consecuencia de los mismos.
  • Compromiso de presentación de demanda ante el Juzgado correspondiente a la entrega de los documentos necesarios.
  • Sustanciación del procedimiento atendiendo a las últimas modificaciones en materia de arrendamientos y en la Ley de Enjuiciamiento Civil (juicios rápidos).
  • Reclamación inmediata y acumulada (en el mismo procedimiento) de las rentas debidas y no pagadas con los intereses que correspondan contractual o legalmente, así como de las rentas futuras que se devenguen durante la tramitación del procedimiento y posteriormente hasta su completo pago.
  • Ejecución de sentencia para el desahucio del arrendatario y el cobro de las cantidades debidas.
  • Presupuestos cerrados, fijos y proporcionados, comprometidos en contrato a favor del cliente.
  • Cobro de las costas en caso de enervación de la acción.

Se recomienda ante el impago que no espere inútilmente a que transcurra más tiempo. En los primeros meses del impago es aconsejable solucionar el problema antes que su prolongación pueda llegar a causar perjuicios irreparables.

Desahucio

Desahucio

Un desahucio es un procedimiento judicial cuya finalidad consiste en desalojar al inquilino de la vivienda propiedad del arrendador porque:

  • Ha dejado de pagar la renta y/o los suministros (agua, luz, gas, etc.) establecidos en el contrato de arrendamiento.
  • Se niega a que se resuelva el contrato, aunque haya expirado el plazo del mismo.
  • Ocupa la vivienda sin título legítimo (sin contrato).

La acción de desahucio pretende que el arrendador recupere la posesión del inmueble de su propiedad. El desahucio se tramita a través de un procedimiento en el que el arrendador tiene que demostrar la propiedad de su vivienda y que su inquilino está incumpliendo el contrato de arrendamiento en caso de que exista, sino tendrá que probar que no tiene título alguno para ocupar el inmueble.

La pretensión de desahucio es para reclamar el desalojo del inquilino pero también se puede solicitar al Juzgado junto con el desahucio que se paguen las rentas y/o cantidades asimiladas adeudadas y que se resuelva el contrato por incumplimiento del mismo.

¿Cuándo se puede presentar la Demanda de Desahucio?

Se puede presentar en cuanto que el inquilino deba un mes de renta, no es necesario esperar más tiempo.

Lo que ocurre es que, indirectamente, se le da la posibilidad de enervar la acción, es decir de paralizar el desahucio pagando lo adeudado. Por este motivo si se requiere fehacientemente (por medio de burofax, por ejemplo) al inquilino en ese momento en lugar de interponer la demanda directamente, sólo será necesario esperar otro mes para que no pueda enervar la acción y solicitar judicialmente el desahucio.

Tampoco procede la enervación si ha existido otra anterior, salvo que hubiese sido por culpa del arrendador. La enervación llevará consigo la condena en costas al arrendatario.