Archivado con la Etiqueta: deuda

¿Cómo proceder si estoy en una lista de morosos?

Una de las consecuencias más temidas de tener deudas y no pagarlas es pasar a formar parte de una lista de morosos. Y es que en España son más de cuatro millones de personas las que figuran en estas listas que pueden negarnos el acceso a crédito y servicios básicos.

Lo curioso de todo ello es que muchas personas lo desconocen y, a menudo, descubren por casualidad por lo que casi siempre supone una desagradable sorpresa. Cualquier persona que haya tenido alguna deuda pendiente (letras de hipoteca, préstamos personales, facturas de teléfono impagadas, recibos pendientes…) es susceptible de estar incluida en alguna de las listas de morosos que existen en España.

Sin embargo, es importante que para que se encuentre en una de estas listas los datos los debe suministrar el acreedor o alguien que lo haga por su cuenta e interés. El importe de la deuda siempre debe ser superior a 50 euros. Nunca podrá estar en un fichero de morosos si su deuda es inferior a dicha cifra. Sobre todo, e importante, es que la deuda debe ser cierta, vencida, exigible e impagada. Además, no deberá haber sido objeto de reclamación administrativa o judicial por el deudor o mediante un proceso alternativo de resolución de disputas vinculante (arbitraje de consumo).

El cliente debe estar informado en el momento de la contratación del bien o servicio, o en el momento de requerirle el pago, de la posibilidad de incluirlo en estos sistemas. Y, como máximo, los datos pueden estar cinco años en el fichero, desde la fecha de vencimiento de la obligación financiera, dineraria o de crédito.

Si descubre que está en esta lista debe saber que, si no se han cumplido los requisitos necesarios para ello, tiene derecho a presentar una reclamación. Además, puede recurrir a la vía judicial y solicitar indemnización por daños y perjuicios que le hayan podido causar. Existen diferentes sentencias en las cuales, como consecuencia de la intromisión del Derecho al Honor del afectado por la inclusión en el fichero y en concepto de daño moral, se indemnizar al afectado. La reclamación se puede interponer tanto contra la entidad acreedora como a la entidad responsable del fichero, e incluso a ambas.

Si se trata de un error, no existe la deuda como tal o no se cumplen los requisitos para la inscripción en el fichero, puede solicitar la baja al titular del fichero. El titular del fichero debe responder en 30 días, pudiendo ampliarse el plazo hasta 2 meses en casos excepcionales o complejos, pero debiendo informar al afectado en el primer mes. Si no lo hace, puede denunciar los hechos ante la AEPD. De esta manera se abrirá un expediente que puede concluir en sanciones para la empresa acreedora y la gestora del fichero.

Si usted se encuentra en una situación parecida podemos ayudarte, hasta tal punto que podemos ver si estás incluida en alguna de las listas existentes. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros.

📞 📞 653 39 49 79
📧📧luis_gallardo_derecho@hotmail.com
🏠🏠Calle Obispo San Juan de Ribera número 9, 2º i. Badajoz

¿Qué son las tarjetas revolving?

Además de las tarjetas de crédito convencionales, muchas entidades proponen tarjetas de pago aplazado o tarjetas revolving. Ojo y cuidado con los riesgos que son muchos.

Las tarjetas revolving son unas tarjetas de crédito que solo tienen la opción de pago aplazado, es decir, todas las compras que se paguen usando una de ellas se aplazarán con sus correspondientes intereses, obligando al usuario a estar permanentemente endeudado sin necesidad. Existe un límite establecido generalmente por debajo de 10.000€, que se renueva mensualmente de manera constante.

La principal diferencia con respecto a un crédito tradicional reside en la flexibilidad que nos ofrece la entidad financiera para pagar las cuotas donde el cliente tendrá que amortizar la cantidad solicitada mediante pagos fraccionados como si se tratara de un préstamo personal, es decir, no existe un número fijo de cuotas y el cliente puede negociar el sistema de pago de cuotas (pago fijo o pago porcentual). Existen varias formas de pago:

  • Pagar una cantidad fija mensual. El cliente fija el importe que quiere pagar cada mes con independencia del gasto mensual de la tarjeta. El importe a pagar siempre es el mismo y si el gasto es mayor, se acumulará en el crédito dispuesto.
  • Pagar un porcentaje de la deuda pendiente. En este caso el consumidor paga cada mes un porcentaje del crédito consumido, con una cuantía mínima por recibo.

En este tipo de tarjetas es muy importante informarse de cómo va a amortizarse la deuda, y la primera elección es en qué plazo.  Si se opta por el pago total en cualquier fecha que elijamos las entidades no suelen cobrar intereses. Pero si el pago es a plazos se generan intereses, los cuales suelen ser bastante altos.

Las desventajas son numerosas, entre las que destacan el elevado interés que el usuario debe pagar por el crédito utilizado que varía en función de la cantidad que se utilice del crédito, la comisión de apertura para disponer de tal crédito y la comisión que cobra la entidad por utilizar más del total de la línea de crédito solicitada, es decir, si se sobrepasa el límite, habrá que hacer frente a una costosa penalización, de manera que se incremente notablemente la deuda.

Muchos de los afectados por la tarjeta revolving afirman que cuando contrataron este producto, no eran conscientes de los elevados intereses que superan, a veces, el 20% TAE, por lo que acaban pagando casi el doble o más de lo que solicitaron en un primer momento.

¿Cuánto dinero puedo recuperar?

Cuando el juez declara nulo por usurario el contrato de préstamo de la tarjeta revolving, el prestatario únicamente queda obligado a devolver la cantidad principal prestada, pero si ha devuelto más cantidades (intereses) tiene derecho a que el prestamista se los devuelva, quedando el cliente liberado del préstamo y la entidad incluso devolviendo el dinero pagado de más.

Existen dos motivos principales por los que se puede reclamar:

  • Las tarjetas cuentan con intereses muy por encima de los el mercado
  • Falta de transparencia en la comercialización

Estas son las tarjetas revolving que todos conocemos:

  • Por un lado la de los grandes supermercados: Tarjeta Carrefour (PAS), Tarjeta Alcampo, Tarjeta Ikea…
  • Por otro, las tarjetas de los bancos: Barclaycar, Bancopopular-e, Banco Pastor y Citibank (ahora consideradas tarjetas revolving de Wizink), Cetelem, BBVA (Tarjeta A Tu Ritmo y Tarjeta después), créditos renovables de Cofidis, Vivus, Wonga, Sol Crédit, Visa Caixabank Oro, Affinity Card.

Las entidades animan a usar este tipo de tarjetas pero realmente no informan de sus peculiaridades. Te aconsejamos que las evites ya que te obligan a estar endeudados sin necesidad. Si en tu entidad te han ofrecido este tipo de tarjeta o si estás pensando en usarla, nosotros podemos informarte de sus riesgos.

Si estás harto de pagar cuotas y cuotas y ver cómo la deuda no baja, llámanos y podremos asesorarte de cómo poder anular la tarjeta y solo pagar por lo que realmente has gastado, evitándote así el pago de los intereses. Puedes encontrarnos, como siempre, en el teléfono 653 39 49 79, escribirnos a luis_gallardo_derecho@hotmail.com o visitarnos, mediante cita previa. Estamos en Calle Obispo San Juan de Ribera número 9, 2º i. Badajoz.

¿Cómo reclamo si tengo una deuda?

Una deuda siempre es importante y es necesario saber cómo debemos actuar para reclamarla.

En primer lugar hay que saber que se puede hacer de dos maneras. Por vía extrajudicial , es decir, intentar cobrar la deuda acudiendo al deudor y exigiéndole el abono de la misma. Por vía judicial, es el juzgado el encargado de llevarlo a cabo.

Es importante presentar la documentación necesaria para demostrar la existencia y veracidad de la deuda y es necesario tener en cuenta que la deuda debe haber vencido, esto es, pasado el plazo de compromiso de pago o un tiempo prudencial. Siempre se acude a la vía judicial cuando no se ha podido solucionar por la vía de la negociación.

Según la Ley de Enjuiciamiento Civil Española existen cuatro vías para reclamar judicialmente la deuda:

Procedimiento monitorio:
Es la forma de reclamar una deuda más sencilla así como el procedimiento más ágil, económico y a la postre eficaz. Este procedimiento no es necesario hacerlo con asistencia letrada si la reclamación es inferior a 2.000 euros. Este proceso sirve para reclamar cantidades sin límite de cuantía.

Procedimiento declarativo verbal u ordinario
Este procedimiento se usa cuando las cantidades son inferiores a seis mil euros se usa el verbal y si son superiores a la cantidad de seis mil euros, el declarativo ordinario. Es necesario saber que el inicio de estos procedimientos es mediante demanda y que precisa de abogado y procurador, si la deuda es superior a dos mil euros.

Procedimiento cambiario
Es un procedimiento ejecutivo que una vez se acredite un cheque o pagaré y que actúa para su cobro contra los bienes del deudor.

Ejecución de título no judicial
En este caso la deuda viene recogida por ejemplo en unas escrituras públicas. El procedimiento a usar es el de ejecución de título no judicial y se actúa sobre los bienes del deudor.

Es necesario saber que si usted está en esta situación y necesita reclamar una deuda puede ponerse en contacto con Luis Gallardo Abogados y le atenderemos personalmente como hacemos con cada uno de nuestros casos. Para nosotros siempre es un placer ayudar a cada persona a conseguir su objetivo.